Inicio Rolls-Royce Rolls-Royce Cullinan: la sofisticación hecha SUV

Rolls-Royce Cullinan: la sofisticación hecha SUV

390
0
COMPARTIR

La firma británica acaba de presentar el primer SUV de su historia, el Rolls-Royce Cullinan, que llega con el lujo, el rendimiento y la practicidad nunca antes vistos en este segmento para rivalizar y ponerle las cosas difíciles a los exclusivos Bentley Bentayga, Aston Martin DBX o Lamborghini Urus.

La marca inglesa eligió su nombre, no por casualidad, la denominación Cullinan hace referencia al diamante más grande encontrado en toda la historia, hallado en Sudáfrica, en 1905, en una mina cuyo propietario se llamaba Thomas Cullinan. Actualmente esa piedra forma parte de las joyas de la corona británica.

Rolls-Royce ha querido entrar por la puerta grande del universo SUV con la fabricación de este Rolls-Royce Cullinan, un auténtico todoterreno que muestra unas dimensiones exageradas: 5,34 metros de longitud, 2,16 metros de anchura, 1,83 metros de altura y una batalla de 3,29 metros, con un peso que llega hasta los 2.660 kilos. Una auténtica mole que, a pesar de la contundencia de su imagen, también transmite aplomo y elegancia. El Cullinan está basado en la plataforma de aluminio “Architecture of Luxury” desarrollada ex profeso para los modelos de la marca y que comparte con el Phantom lanzado el año pasado.

Estéticamente Rolls-Royce, no ha sorprendido ni arriesgado, simplemente ha aplicado su lenguaje de diseño habitual a un formato que le sienta como un guante. El conjunto frontal es realmente familiar, con la reconocible y enorme parrilla de acero pulido a mano, custodiada por faros de orientación horizontal y el emblema del Espíritu del Éxtasis de Rolls-Royce sobre el extremo del capó. El lateral ofrece una superficie muy limpia y una silueta bastante dinámica gracias a los ángulos de inclinación de parabrisas y techo, y en la zaga el protagonismo se reparte entre los faros verticales y el difusor con dos salidas de escape.

La nota distintiva la ponen las puertas traseras gracias a su sistema de apertura “suicida” que hacen más comodo el acceso a un habitáculo segmentado en tres zonas claramente diferenciadas: plazas delanteras, traseras y maletero, separado de la cabina por una cortina de vidrio a fin de preservar la temperatura idónea en el interior en todo momento. El habitáculo del nuevo Rolls-Royce Cullinan combina el auténtico lujo característico de la marca con una funcionalidad simple y simétrica para expresar la fuerza inherente del coche a sus ocupantes.

La tapicería es de fino cuero, las molduras van desde la madera al aluminio, los asientos tienen funciones de ventilación, calefacción y masaje, el cuadro de instrumentos es completamente digital, la consola central se pliega si el coche está apagado, la suspensión se rebaja en 40 mm cada vez que lo abres, ya sea con la llave o tocando una de las manecillas de las puertas, para que puedas acceder a él sin esfuerzo. Y vuelve a subir cuando arrancas.

Gracias a la batalla los asientos de la fila trasera gozan de mucha amplitud ya sea en la configuración de banqueta (con tres plazas) o en la de dos asientos individuales y, como novedad en la firma, es la primera vez que se pueden plegar hacia adelante, pudiendo ampliar de 600 a 1.930 litros la capacidad del maletero. Este, por cierto, puede incluir un baúl opcional para almacenar cualquier objeto o herramienta que necesites para realizar tus actividades recreativas o incluso dos sillas y una mesa para tomar un cocktail al atardecer.

El Rolls-Royce Cullinan equipa un nuevo motor biturbo V12 de 6,75 litros con 571 CV a 5.000 rpm y 850 Nm de par máximo desde tan sólo 1.600 rpm, asociado a una transmisión automática ZF de ocho relaciones y a un sistema de tracción integral. Con este potencial puede alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h autolimitada. La marca desvela que el consumo medio provisional se sitúa en 15 l/100 km y las emisiones de CO2, medidas también provisionales, es de 341 g/km.

Con el fin de no perder adherencia en terrenos resbaladizos (tierra, barro…), la amortiguación controlada electrónicamente utiliza un sistema de compresión de aire para asegurar que cada rueda esté en contacto permanente con el suelo y conseguir que la tracción sea óptima en todas circunstancias. También dispone de un botón “offroad”, al que la marca denomina “Everywhere“, que gestiona y realiza los ajustes de modo automático en función del tipo de manejo y de la superficie por la que se transita. Además, hay configuraciones específicas para circular por nieve, arena o piedras.

El Cullinan ofrece además la mejor capacidad de vadeo de cualquier SUV de lujo (540 mm). Por su parte, una cámara integrada en el parabrisas delantero se encarga de analizar continuamente el terreno y ajusta en consecuencia la suspensión de forma proactiva hasta los 100 km/h.

El Rolls-Royce Cullinan llega con un equipamiento tecnológico que lo convierten en uno de los SUV más avanzados del momento. Incorpora un asistente de alerta, un sistema de cuatro cámaras con visión panorámica, cámara de visión nocturna, control de crucero activo, detector de peatones y animales, alerta de tráfico cruzado y de cambio de carril, Head Up Display y hasta un punto para conexión WiFi.

Por el momento la marca no ha anunciado cuando llegará a los mercados europeos, ni su precio…

Fotos del Rolls-Royce Cullinan

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here