Inicio Porsche Porsche 911 RSR: así se construye al rey de Le Mans

Porsche 911 RSR: así se construye al rey de Le Mans

271
0
COMPARTIR

La firma de Stuttgart, nos desvela algún detalle de cómo se construye el Porsche 911 RSR, una unidad de competición no homologada para circular por carretera, aunque gran parte de su ser está basado en el 911 de calle.

Las siglas RSR nacieron en el año 1973, gracias a la participación de Porsche de forma oficial en Le Mans, desde entonces este apellido ha sido un fiel compañero de fatiga del Porsche 911, el cual trae con él una variante aún más radical.

La construcción de este exclusivo rey de la competición se efectua en el centro de Porsche Motorsport, en Weissach, donde el equipo de ingenieros realiza una ardua tarea para poder completarlo satisfactoriamente.

De momento, ya se han construido cuatro unidades destinadas al equipo oficial, además de siete ejemplares a disposición de los equipos privados seleccionados. En total, en las próximas 24 Horas de Le Mans 2018 competirán diez Porsche 911 RSR, cuatro de ellos en la categoría LMGTE Pro y seis vehículos en LMGTE Am.

En primer lugar se parte de la carrocería desnuda de un 911 estándar y, una vez que llega a Porsche Motorsport, recibe las oportunas modificaciones para darle cabida al todopoderoso RSR. En primer lugar se refuerzan con nuevas soldaduras diferentes componentes y se instala la jaula de seguridad de acero homologada por la propia FIA, sin embargo, la tarea más complicada reside en la reubicación del motor, la transmisión y la suspensión.

En el 911 RSR se parte del motor del GT3, un seis cilindros en línea de 4,0 litros que generan 510 CV, pero colocado por delante del eje trasero y en posición longitudinal. Es 40 kilos más ligero que un propulsor equivalente turbo. En cuanto a la transmisión secuencial, se une detrás del motor a través de una nueva carcasa de magnesio. Por todo esto, el eje trasero va colocado 6,6 cm más retrasado que un Porsche 911 de calle para conseguir ser aún más estable.

La aerodinámica se puso a punto a lo largo de cientos de horas de trabajo informático con programas de dinámica de fluidos CFD antes de usar el túnel de viento 1:1 de Weissach. La parte trasera es el mejor ejemplo de lo que los ingenieros de Porsche pueden llegar a hacer, con un alerón de grandes dimensiones y un difusor de no menor tamaño que aumenta la carga aerodinámica hasta valores no conseguidos hasta ahora en las participaciones en Le Mans. A todo ello hay que sumar el trabajo de refrigeración que se ha llevado a cabo para conseguir que el motor sufra lo menos posible durante la mítica carrera.

Los neumáticos son los segundos más anchos montados en un Porsche, con 310 mm en la parte trasera y 300 mm en la delantera y sólo superado por el Porsche 911 GT2 RS. Por normativa las llantas son de 18 pulgadas de diámetro.

Un dato curioso, el Porsche 911 RSR está construido con 5.342 piezas y componentes. De éstas, 3.646 son necesarias para crear el vehículo, 1.282 para el motor y 414, para la transmisión.

El 911 RSR cuenta con un techo desmontable por motivos de seguridad, en caso de accidente se puede liberar al piloto más rápido. Tambien cuentan con un avanzado sistema de alerta anticolisión por radar. Este sistema informa al piloto de la aproximación de otros coches, de su dirección y velocidad, y advierte de una posible colisión con la suficiente antelación al piloto, algo de esencial ayuda con las grandes diferencias de velocidad que hay en Le Mans entre los LMGTE y los prototipos.

La firma germana lleva 3 victorias (resistencia IMSA de América) y 16 podios (6 en IMSA y 10 en el Campeonato Mundial de Resistencia WEC) con el 911 RSR, algo que demuestra su increíble capacidad para la competición.

Fotos del Porsche 911 RSR

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here