Inicio Híbrido Mercedes GLC F-CELL Plug-in 2017, un Suv híbrido de pila de hidrógeno.

Mercedes GLC F-CELL Plug-in 2017, un Suv híbrido de pila de hidrógeno.

1817
0
COMPARTIR

Mercedes lanzará en 2017 una versión de hidrógeno de su SUV GLC. Se combinará la tecnología híbrida plug-in con una pila de combustible. Su autonomía máxima llegará hasta los 500 kilómetros, gracias a los 50 km. de la electricidad procedentes de sus baterías de litio situadas por encima del eje trasero y que pueden ser conectadas a la red eléctrica y los 450 km. restantes de los dos tanques de fibra de carbono con una capacidad de 4 kg de hidrógeno cada uno, cuya recarga completa llevará unos tres minutos, algo más que el repostaje tradicional.

Los híbridos son la realidad actual del mundo del motor. Sin embargo están siempre asociados a motores de combustión interna, por lo que la dependencia de la gasolina sigue ahí. Sin embargo los fabricantes saben de la necesidad de alejarse del petróleo para desarrollar sus coches futuros, y este GLC híbrido es buena muestra de ello.

Los tiempos han cambiado y Mercedes prepara una gran ofensiva ‘verde‘. La firma de Stuttgart realizará una inversión de 14.500 millones en I+D, siendo la mitad para tecnologías ‘verdes’ y 5.400 millones para el desarrollo de tecnología de conducción autónoma. Mercedes no quiere perder posición ante el futuro de hidrógeno, para competir con las propuestas de Toyota o Hyundai, con el fin de ganar la ‘batalla’ en Europa.

Los datos técnicos facilitados por Mercedes Benz son mínimos, pero lo más importante si que lo han desvelado, a falta del precio y que algunas fuentes de la marca afirman que no será demasiado caro. El Mercedes GLC F-Cell Plug-In hará su debut en octubre en el Salón de París. No estará solo, ya que la marca de la estrella también presentará allí un nuevo SUV completamente eléctrico con una autonomía de unos 500 kilómetros.

El Mercedes GLC F-Cell Plug-In se empezará a comercializar en 2018 en los mercados clave de Alemania, Japón y los Estados Unidos, en España de momento no tendrá mucho sentido, debido a nuestra paupérrima infraestructura de repostaje para vehículos con este tipo de tecnología.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here