Inicio Actualidad Ford somete a sus coches en el centro Weather Factory a pruebas...

Ford somete a sus coches en el centro Weather Factory a pruebas meteorológicas de última generación

541
0
COMPARTIR

Ford ha inaugurado la Weather Factory, un nuevo centro de pruebas meteorológico de última generación en Colonia, Alemania, donde se simulan todo tipo de condiciones climatológicas adversas para comprobar la resistencia a las mismas de los modelos de la marca del óvalo.

Se trata de unas nuevas instalaciones de unos 10.000 m² que se encuentran en Alemania, en la que se han invertido 70 millones de euros y son capaces de recrear ambientes de calor o frío extremo, como el que podemos encontrar en regiones como el Sahara o las llanuras siberianas respectivamente, así como las condiciones climáticas en cimas de gran altitud, en zonas de elevada humedad o con vientos de tipo huracanado.

Esta infraestructura completa el centro de Ford Lommel, en Bélgica, que dispone de una pista de pruebas de baches, pruebas de viento lateral y baños de agua salada y barro.

La Weather Factory requiere nada menos que 11 megavatios de electricidad, cantidad suficiente para abastecer a un pequeño pueblo de 2.400 habitantes. Aunque esa energía proviene de una fuente renovable y es suministrada por la escandinava RheinEnergie.

Los ingenieros de Ford pueden trabajar en hasta 10 vehículos simultáneamente, para probar el confort, la seguridad y la durabilidad, además del rendimiento eléctrico, los frenos, el aire acondicionado, el remolque, la calefacción del habitáculo y el comportamiento en atascos. Se analizan los efectos del viento a alta velocidad en la carrocería, así como los de la lluvia y la nieve.

La Weather Factory consta de tres túneles de viento climático, un laboratorio de gran altitud y cuatro cámaras de prueba de control de temperatura, una de las cuales también sirve para realizar ensayos de alta humedad.

En estas salas o túneles se puede simular una altitud de 5.200 metros, es decir, la misma altura que el Campo Base Norte del Everest. Además, puede enfriar dos habitaciones hasta los -40ºC y calentarlas hasta 55ºC, generar un 95% de humedad, vientos de hasta 250 km/h, nieve, luz solar intensa y lluvia torrencial, entre otras cosas.

El túnel de viento 1, para pruebas en caliente y en frío, monta 28 focos con bombillas de 4.000 vatios simulando los rayos solares para comprobar la rapidez en la que se refrigeran los habitáculos. Este túnel también puede evaluar el ruido interior de los sistemas de calefacción y aire acondicionado de los vehículos a diferentes velocidades, temperaturas y niveles de humedad.

El túnel de viento 2, también para pruebas en caliente y en frío, puede crear lluvia y nieve para ver sus efectos sobre la visibilidad, el arranque del motor y el tiempo que tarda el habitáculo en calentarse o qué tiempo necesita para descongelarse un parabrisas en situaciones de bajas temperaturas.

El túnel de viento 3 es el laboratorio de altitud, donde se prueban los vehículos con vientos de hasta 120 km/h a una altura de hasta 5.200 metros. Las pruebas de arranque en frío y durabilidad en altura aseguran que los líquidos del vehículo no estallen cuando trabajan con más presión. La mitad de vehículos que vende la marca están en regiones por encima de los 1.000 metros.

En palabras de Joe Bakaj, vicepresidente de Desarrollo de Producto de Ford Europa: “La amplia gama de pruebas de simulación permitirá a los conductores de Ford tener la confianza de que sus vehículos pueden lidiar con cualquier zona climática. Recorrer las cuatro esquinas de este edificio es como hacer un viaje a las cuatro esquinas del mundo, y nuestros ingenieros lo seguirán haciendo las 24 horas del día, todos los días del año, para continuar desarrollando los mejores vehículos del futuro”.

Fotos de la Weather Factory, centro de pruebas meteorológico de Ford 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here